Neveros es un proyecto educativo desde 5º de primaria hasta 2º de bachillerato.

Neveros es un modo de convivir, de pasarlo bien, de tener amigos. Los chicos van al Club porque es su segunda casa, un sitio donde disfrutan aprendiendo y aprenden disfrutando. Neveros es un grupo de amigos que se reúne en los ratos libres para estudiar juntos, para hacer deporte, para formarse, para pasarlo en grande

Uno de los retos más apasionantes para muchas familias consiste en la educación de sus hijos. Por eso, en octubre de 1993, un grupo de matrimonios comenzó el desafío de crear un club juvenil donde sus hijos pudiesen aprovechar el tiempo libre en un ambiente adecuado, como complemento de la familia y el colegio. Una vez conseguido el local pidieron al Opus Dei que se hiciera cargo de la formación cristiana que deseaban para sus hijos y los amigos de sus hijos.

En el proyecto educativo estudio y solidaridad son las actividades principales de Neveros. Algunos padres participan como miembros de la Junta Directiva y todos colaboran, de muy diversas maneras, en la buena marcha del Club.

En Neveros se dirigen los planes a dos bloques diferenciados: por un lado, los chicos de 5º primaria a 2º ESO, ambos incluidos; y por otro lado los mayores(de 3º ESO a 2º Bachillerato, ambos incluidos). No obstante, también se admite participar en el campamento de verano a chicos que hayan terminado 4º primaria.

 

Padres, socios y preceptores

La experiencia nos lo dice a gritos: el socio de Neveros sabe que se le toma en serio. Y sin fórmulas mágicas va germinando en cada uno ese conjunto de virtudes humanas tan necesarias para forjar su educación: el optimismo, la sinceridad, el espíritu deportivo, la amistad, el amor a la libertad, la responsabilidad, el trabajo bien hecho…

Nos parece esencial enseñar a la gente a superar por sí mismos todas las dificultades. Además, es ahí donde se fragua la madurez de cada uno. Por eso, por muchos socios que tenga Neveros, nunca queremos que sean un número. Nos interesa cada uno, con su peculiar manera de ser, con sus circunstancias familiares y académicas, con sus ilusiones y sus grandes o pequeños problemas.

Para lograr el objetivo de colaborar con los padres en la educación de sus hijos, el Club cuenta con la figura del preceptor. El preceptor es un universitario o joven profesional en quien se puede confiar. Los preceptores procuran colaborar en la misión educativa de los padres: orientan en los estudios, proponen nuevas metas, enseñan a valorar a los demás, y exigen y animan con cariño y fortaleza.

Neveros facilita también la atención espiritual de los socios que lo deseen y pone a su disposición un Oratorio para rezar y al sacerdote del Club para acudir a él, de manera que puedan aprender a tratar a Dios de acuerdo con su edad. La presencia del espíritu cristiano en el Club se manifiesta habitualmente en detalles como la alegría, la seriedad y exigencia en el estudio, el impulso de los valores sociales y de servicio, el amor a la libertad, el protagonismo de los padres y el fomento de las virtudes humanas en un clima de confianza y cordialidad.